Vacaciones de invierno en Alemania

Los pueblos de la Selva Negra y de los Alpes bávaros han sabido mantener su carácter tradicional, ofreciendo equipamientos modernos, adaptados a las exigencias de los esquiadores más apasionados y exigentes.

Vacaciones de invierno en Alemania

Un buen plan de vacaciones

Los costes de los forfaits de esquí y el alojamiento en las estaciones de esquí de Alemania están entre los más bajos de toda la Europa del Este. Muchas ciudades ofrecen además una “Gästekarte”, que permite beneficiarse de muchas reducciones o incluso de la gratuidad para visitar museos, entrar en piscinas, pistas de patinaje, y otras atracciones. Conviene no dejar de visitar la ciudad de Munich, un lugar que merece la pena descubrir.

Algunas consejos prácticos

No olvidéis llevar fotos de carnet, es posible que sean necesarias para sacar el forfait de subida en telesillas durante varios días. Tampoco conviene olvidarse de la reglamentación concerniente a los neumáticos de invierno, para que se eviten posibles accidentes y las vacaciones de invierno, esquiando en las montañas alemanas, resulten un auténtico placer y no una pesadilla en la carretera.

Normalmente, para acudir a las estaciones de esquí se puede ir en coche, y si no disponéis de él, es posible alquilar un vehículo por poco dinero y únicamente por los días que duran las vacaciones en la montaña. Si quieres saber qué empresas de alquiler de coches prestan ese servicio en Alemania, puedes visitar la siguiente dirección de Internet: Alemaniando.com/alquiler-coche-en-alemania

La práctica del esquí

La Selva Negra es una de las regiones de vacaciones más apreciadas de Alemania, no solamente en verano, sino durante el invierno. Aquí se creó la primera estación de esquí, y donde se fabricaron los primeros esquís de madera, y también donde se instaló el primer telesillas. Esta zona presenta más de 200 telesillas, aproximadamente 250 km de pistas de bajada, y más de 2000 km de pistas de esquí de fondo, a disposición de los amantes de este deporte de invierno.

Muchas estaciones han sabido mantener su carácter tradicional y en algunos albergues típicos se puede apreciar el ambiente cálido y cordial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *