Consejos para disminuir el riesgo de padecer de una úlcera péptica

A pesar de que esta enfermedad sea conocida desde hace mucho tiempo, un descubrimiento revolucionó la comprensión en 1983, cuando los investigadores identificaron una causa mayor de la úlcera. Se trata de una bacteria conocida con el nombre de Helicobacter pylori. Este microorganismo se contrae frecuentemente por la boca, y es capaz de sobrevivir a la acidez presente en el tubo digestivo.

Hoy en día, se estima que esta bacteria está en el origen del 60 al 80% de las úlceras de estómago, y del 80 al 85% de las úlceras duodenales. Gracias a su resistencia, puede invadir la capa de moco que protege el estómago y el intestino delgado de la acidez, y perturbar este mecanismo. Más información en: Ulcerapeptica.com.

úlcera péptica

Causas de la úlcera

La segunda causa más frecuente de úlcera es la ingesta de antiinflamatorios no esteroideos o AINES. La combinación entre una infección con la bacteria Helicobacter pylori y la ingesta de antiinflamatorios aumenta el riesgo que es 60 veces mayor.

En menor medida, las úlceras pueden ser creadas por una producción excesiva de ácido por el estómago, debido a factores como el tabaquismo, el alcohol, el estrés o una predisposición genética.

¿Cómo se manifiesta la úlcera?

La úlcera se caracteriza por la aparición de un dolor en la parte superior del abdomen. Se parece a un calambre, o a una sensación de hambre muy pronunciada. En el caso de úlcera de estómago, el dolor se acentúa por el hecho de comer o beber. Por el contrario, en caso de úlcera duodenal, el dolor se calma en el momento de la comida, pero se acentúa entre una a tres horas después de haber comido.

El dolor aparece y desaparece en forma de contracciones que pueden durar varias semanas, intercaladas con periodos sin síntomas. Si aparecen náuseas, vómitos, sangre en las heces, cansancio o pérdida de peso, es el signo de una complicación de la úlcera.

En caso de sospecha de padecer úlcera, el médico realiza un examen del abdomen con el fin de situar los dolores. El diagnóstico se confirma por la realización de una endoscopia que permite observar el interior del tubo digestivo con ayuda de una pequeña cámara. Si existe úlcera, aparece bajo la forma de un cráter formado en la pared gástrica o intestinal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *