Técnicas para descansar los ojos

Si se sienten con frecuencia ciertas molestias oculares tras un largo momento de lectura, es que el ojo no está programado para permanecer fijo a una misma distancia durante horas. De esta forma, conviene pensar que la vista es algo precioso, y que un correcto mantenimiento del estado de los ojos es fundamental. Veamos pues algunos ejercicios para aprender cómo descansar los ojos.

Técnicas para descansar los ojos

Ejercicios de relajación visual

Abrir y cerrar con frecuencia los párpados: El movimiento de los ojos permite que se relajen y se masajeen. La córnea queda humedecida y limpia. Esta regla es particularmente importante observarla cuando se lee sobre una pantalla, puesto que los estudios demuestran que en una situación parecida se parpadea 5 veces menos que de costumbre. No obstante, el parpadeo de los ojos es precisamente lo que permite la formación de una nueva película lagrimal, antes de la ruptura de la anterior, evitando así cualquier irritación ocular.

Bostezar con frecuencia: A pesar de que este consejo puede parecer un poco curioso, conviene saber que el bostezo permite a los ojos que se relajen, que se oxigenen, y que se hidraten. Igualmente conviene centrarse en cómo dormir correctamente.

La regla de los 20-20-20: Este método consiste en reposar los ojos cada 20 minutos, fijando durante 20 segundos un objeto situado a 20 pies, es decir a unos 6 metros. Esto permite a los músculos que descansen. También conviene saber que estos músculos permiten, no solamente fijar un objeto, sino también percibirlo correctamente. El hecho de deslizar la mirada sobre un objeto diferente moviliza otros segmentos de la retina en plena capacidad, y por tanto, permite reposar los músculos durante ese tiempo.

Realizar pequeñas pausas: Los estudios han mostrado que más vale para el confort visual espacial cortos momentos de reposo, y no tanto concentrarlo en un solo momento. Lo ideal es optar por 3 pausas visuales de 5 minutos, y no tanto una sola pausa de 15 minutos. También conviene organizarse con el fin de alternar las tareas, y no mantenerse concentrado demasiado tiempo sobre el mismo objeto.

Aplicar las palmas de las manos: Se trata de cerrar los ojos y aplicar las palmas de las manos previamente calientes sobre los ojos. Lo ideal es colocar los codos sobre una mesa. Se respira tranquilamente y se deja que la oscuridad se instale poco a poco. El bienestar que se siente se debe a la combinación de calor con oscuridad. Conviene mantenerse así un minuto, y luego retomar la actividad. Esta técnica es excelente en todas las situaciones en la que los ojos se ven muy solicitados en visión de cerca, como en trabajo sobre una pantalla.

Evidentemente, estos consejos que acabamos de proponer no son exhaustivos. Sin embargo, observando a diario estas reglas de base, se constata rápidamente una mejora del confort visual. Una cosa es segura, proteger los ojos garantiza la mejor lectura posible.

A modo de resumen

Parpadear con frecuencia para humedecer los ojos, bostezar con descaro, cada 20 minutos, fijarse en un objeto colocado a 6 metros de distancia durante 20 segundos, más vale tres pausas visuales de 5 minutos que una pausa de 15 minutos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *